La deseconomía del tránsito em Mendoza

Fonte: Wikiversidade

Para quien vive el día a día de una ciudad, a pesar de sentirlas, no es tan fácil darse cuenta de sus transformaciones, sean ellas positivas o negativas.

Las últimas dos veces que visité Mendoza, la tierra donde nací, me sorprendió negativamente el tránsito que encontré, y en su defecto, el estrés de las personas, los accidentes, el tiempo perdido, la mala calidad del aire y los niveles de ruido en la ciudad.
El transporte individual motorizado no es la única alternativa para moverse en una ciudad, de hecho, es una elección que no tuvo éxito en ninguna ciudad del mundo donde fue priorizado.
El auto puede ser útil para determinados usos, pero claramente no lo es para los trayectos dentro de las ciudades. El desafío es elegir las opciones de transporte más eficientes, inteligentes, democráticas, accesibles, confortables y menos contaminantes para cada uso y necesidad.
Diversos estudios muestran la deseconomía de los embotellamientos en las ciudades, gastos en salud pública debido a enfermedades respiratorias y a las consecuencias de los accidentes, degradación del espacio urbano, tiempo valioso perdido que podría estar siendo ocupado en otras actividades, ya sean laborales o recreativas; uso ineficiente de los recursos, grandes cantidades de combustible quemados para transportar cientos de kilos de material (el auto) y muchas veces sólo una persona dentro.
Muchos casos prácticos, ciudades como Barcelona, Bogotá, Copenhague, Amsterdam, New York, Londres, Paris, Berlin y muchas otras, decidieron apostar al transporte público, la bicicleta, los trayectos a pie y en muchos casos evitar los viajes, descentralizando los polos socio-económicos de la ciudad, mostrando beneficios concretos y mejora en los diferentes indicadores de estas ciudades.
En Barcelona, por ejemplo, se creó en 1998 el Pacto por la Movilidad, una herramienta para promover el debate y la participación de la población como instrumento de trabajo. Se trata de un foro para construir conjuntamente (administración local, asociaciones y entidades) el modelo de movilidad que se quiere para la Barcelona en el siglo 21. Y esto resultó en muchas de las políticas de movilidad que destacan a Barcelona como ejemplo en el mundo.
Por su parte Copenhague, que reconoce la importancia de la bicicleta desde comienzos del siglo pasado, tiene como objetivo ser la mejor ciudad del mundo para los ciclistas. La ciudad tiene aproximadamente 340 Km. de bicisendas , y la gran mayoría de las principales carreteras poseen carriles para bicicletas en ambos sentidos. Los problemas de estacionamiento para las bicicletas se resolvieron con la instalación de soportes para bicicletas por toda la ciudad, en las calles y en los estacionamientos públicos y privados y en complejos habitacionales. Es posible cargar la bicicleta en el tren o en el metro. Todos los días, un 55% de los habitantes de la ciudad van al trabajo en bicicleta.
Para resolver los problemas relacionados al transporte, la ciudad de Lyon, Francia, inició un plan global de movilidad (Urban Mobility Master Plan UMMP - Plan Director de Movilidad Urbana), que abarca 55 municipios de la región. El plan, aprobado en 1997, después de dos años de estudio y consulta, especifica los objetivos, indicadores y metas en todas las áreas de la movilidad para evaluar las diferentes acciones. Se creó un observatorio de monitoreo de la calidad del aire y se empezó a registrar todos los gastos vinculados a la movilidad. Se acompañan 19 temas, tales como la reducción del tráfico motorizado, el desarrollo de los transportes públicos, intermodalidad, aumento de los traslados a pie, impulso al ciclismo, estacionamiento, movimiento de cargas en la ciudad, ruido provocado por los vehículos, seguridad viaria, contaminación del aire y consumo de energía, equidad social, accesibilidad, calidad de los espacios públicos, entre otros.
En América Latina también encontramos experiencias exitosas en el área de movilidad urbana, Curitiba y Bogotá, por ejemplo, ambas decidieron invertir en BRT (Bus Rapid Transit o autobús expreso), un sistema rápido y accesible de ómnibus, que circulan en vías independientes y libres de otras modalidades. Soluciones de transporte de media y alta capacidad que revolucionaron el transporte urbano en las últimas décadas por su versatilidad y bajos costos de inversión en infraestructura.
Además de una clara voluntad política, la intersectorialidad, tanto entre las diferentes secretarias de gobierno como entre los diferentes actores de la sociedad, el abordaje metropolitano, la participación ciudadana y entender la sustentabilidad en su amplio concepto (social, ambiental, económico, cultural y político) son algunos de los factores claves para tener éxito en este proceso.
El mundo está cambiando rápidamente, y a pesar de estar enfrentando grandes desafíos, existen muchas experiencias que muestran caminos posibles y sustentables a medio y largo plazo.
Mendoza tiene un gran potencial de ser referencia en el área de movilidad tanto en Argentina como en otras regiones del mundo. Turistas de los más diversos rincones del planeta visitan nuestra ciudad, que podría convertirse en vitrina de uno de los principales desafíos de las ciudades en este comienzo de siglo.

Más informaciones: Programa Cidades Sustentáveis

Data: 27-04-2012